Igualada Belchi Abogados | ¿Qué beneficios aporta a mi empresa la implantación de un Plan de Compliance?
Despacho de abogados especializado en asesoramiento a empresas, pymes y particulares. Actuación integral en toda España.
Derecho, abogado, abogacía, abogada, concursal, procedimiento, deuda, concurso, acreedores, pena, delito, multa, defensa, ayuda, consulta
16257
post-template-default,single,single-post,postid-16257,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

¿Qué beneficios aporta a mi empresa la implantación de un Plan de Compliance?

16 Jun ¿Qué beneficios aporta a mi empresa la implantación de un Plan de Compliance?

 

El Compliance o Programa de Cumplimiento Normativo viene calando en nuestra cultura empresarial como una manera de eximir a la empresa de la responsabilidad penal derivada de la comisión de delitos en su seno, ya sea perpetrado por el administrador de hecho o de derecho, directivo o, empleado “descontrolado”, y siempre que su comisión suponga un beneficio directo o indirecto para la empresa.

Pero, ¿por qué la empresa, como ente con personalidad jurídica propia, puede ser imputada en un procedimiento penal e, incluso, responder penalmente?

Hasta la reforma del Código Penal de 2010 operada por la Ley Orgánica 5/2010, de 22 de junio, la máxima en nuestro ordenamiento jurídico respecto a responsabilidad penal de las personas jurídicas era la “societas delinquere non potest” o, lo que es lo mismo: la sociedad no puede delinquir. Es decir, hasta entonces era la persona física que administra o que cometió el ilícito en la empresa quien respondía penalmente por su comisión, y las sociedades eran penalmente irresponsables, pues como mucho podían sufrir consecuencias accesorias, nunca una pena en sentido estricto.

Es así como la reforma del Código Penal de 2010 y, posteriormente, la reforma de 2015, ha supuesto un nuevo paradigma en el ámbito de la responsabilidad penal de las personas jurídicas: ahora sí son penalmente responsables, pueden ser imputadas en un proceso penal y, por supuesto, pueden ser condenadas por la comisión del delito en cuestión. Es por ello por lo que muchas empresas ya han implantado un Plan de Cumplimiento Normativo o Plan de Compliance en su organización, principalmente atraídas por su virtualidad de servir de escudo ante una imputación en un proceso penal. Al respecto el artículo 31 bis apartados 2.1ª y 4 no dejan lugar a dudas:

“la persona jurídica quedará exenta de responsabilidad si, antes de la comisión del delito, ha adoptado y ejecutado eficazmente un modelo de organización y gestión que incluyan las medidas de vigilancia y control idóneas para prevenir delitos de la naturaleza del que fue cometido o para reducir de forma significativa el riesgo de su comisión”.

Incluso, en última instancia, un Plan de Compliance implementado en la empresa  después de la comisión del delito, pero antes del comienzo del juicio oral, puede considerarse una circunstancia atenuante de la responsabilidad penal de la persona jurídica (art. 31 quater CP).

No obstante, un Plan de Compliance implementado y ejecutado eficazmente junto con la adopción de medidas de supervisión y control idóneas reporta muchos más beneficios en la organización que el de eximente en un proceso penal. Merece la pena destacar los siguientes:

  • Protege el patrimonio personal e imagen de la alta dirección y los accionistas.
  • Mejora en la gestión de procesos internos y desarrollo de la actividad empresarial.
  • Mejora y protege la reputación e imagen de la empresa.
  • Transparencia de la empresa y mejora de posicionamiento en el mercado.
  • Reducción de costes en la contratación del seguro de responsabilidad civil D&O, de administradores y directivos.
  • Desarrollo de buenas prácticas comerciales y de buen gobierno corporativo.

 

Es por ello por lo que, aunque inicialmente el atractivo es la exclusión de responsabilidad penal de la empresa, a medio plazo la implementación de un Plan de Compliance refleja un compromiso de buen hacer y transparencia de la empresa con el mercado y, también, en su organización interna, ya que conllevará la mejora de sus procesos internos, de la comunicación entre la alta dirección y los empleados y, la adopción de buenas prácticas de gobierno corporativo. Piénsese que la adopción y ejecución en la empresa de un programa de cumplimiento normativo eficaz nunca llegará al Juzgado, y eso es señal de que en la empresa se están haciendo bien las cosas.