Igualada Belchi Abogados | LA CALIFICACIÓN CULPABLE DEL CONCURSO: PRESUPUESTOS DE CULPABILIDAD Y EFECTOS SOBRE EL EMPRESARIO.
Despacho de abogados especializado en asesoramiento a empresas, pymes y particulares. Actuación integral en toda España.
Derecho, abogado, abogacía, abogada, concursal, procedimiento, deuda, concurso, acreedores, pena, delito, multa, defensa, ayuda, consulta
16235
post-template-default,single,single-post,postid-16235,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

LA CALIFICACIÓN CULPABLE DEL CONCURSO: PRESUPUESTOS DE CULPABILIDAD Y EFECTOS SOBRE EL EMPRESARIO.

02 Jun LA CALIFICACIÓN CULPABLE DEL CONCURSO: PRESUPUESTOS DE CULPABILIDAD Y EFECTOS SOBRE EL EMPRESARIO.

 

Una pieza esencial, con importantes efectos y repercusión económica, es la sección sexta del proceso concursal, relativa a la Calificación del concurso. En la misma se determina por el Juez del concurso, tras las intervenciones y propuestas de la administración concursal y del Ministerio Fiscal, si el concurso es culpable o fortuito.

El artículo 164.2 de la vigente Ley Concursal (y en términos muy similares, el artículo 442 del nuevo texto refundido de la Ley Concursal), dice que  el concurso se calificará como culpable “cuando en la generación o agravación del estado de insolvencia hubiera mediado dolo o culpa grave del deudor o, si los tuviere, de sus representantes legales y, en caso de persona jurídica, de sus administradores o liquidadores, de derecho o de hecho, apoderados generales, de quienes hubieren tenido cualquiera de estas condiciones dentro de los dos años anteriores a la fecha de declaración del concurso, así como de sus socios conforme a lo dispuesto en el artículo 165.2”.

Así, en la vigente Ley Concursal (art. 164.2) se enumeran una serie de supuestos en los que, de concurrir, se calificará el concurso como culpable:

  • Cuando el deudor legalmente obligado a la llevanza de contabilidad incumpliera sustancialmente esta obligación, llevara doble contabilidad o hubiera cometido irregularidad relevante para la comprensión de su situación patrimonial o financiera en la que llevara.
  • Inexactitud grave en cualquiera de los documentos acompañados a la solicitud de declaración de concurso o presentados durante la tramitación del procedimiento, o hubiera acompañado o presentado documentos falsos.
  • Cuando la apertura de la liquidación haya sido acordada de oficio por incumplimiento del convenio debido a causa imputable al concursado.
  • Cuando el deudor se hubiera alzado con la totalidad o parte de sus bienes en perjuicio de sus acreedores o hubiera realizado cualquier acto que retrase, dificulte o impida la eficacia de un embargo en cualquier clase de ejecución iniciada o de previsible iniciación.
  • Cuando durante los dos años anteriores a la fecha de la declaración de concurso hubieran salido fraudulentamente del patrimonio del deudor bienes o derechos.
  • Cuando antes de la fecha de la declaración de concurso el deudor hubiese realizado cualquier acto jurídico dirigido a simular una situación patrimonial ficticia.

Dichos supuestos también se prevén expresamente en el artículo 443 del nuevo texto refundido de la Ley Concursal (cuya entrada en vigor está prevista para el próximo 1 de septiembre).

Y, el artículo 165 de la vigente Ley Concursal establece además una serie de presunciones de culpabilidad, salvo prueba en contrario, (que guardan correlación con el artículo 444 del referido nuevo texto refundido), y que se concretan en las siguientes:

1. Cuando el deudor o, en su casos, sus representantes legales, administradores o liquidadores:

1.º Hubieran incumplido el deber de solicitar la declaración del  concurso.

2.º Hubieran incumplido el deber de colaboración con el juez del concurso y la administración concursal o no les hubieran facilitado la información necesaria o conveniente para el interés del concurso o no hubiesen asistido, por sí o por medio de apoderado, a la junta de acreedores, siempre que su participación hubiera sido determinante para la adopción del convenio.

3.º Si el deudor estuviera obligado legalmente a la llevanza de contabilidad y no hubiera formulado las cuentas anuales, no las hubiera sometido a auditoría, debiendo hacerlo, o, una vez aprobadas, no las hubiera depositado en el Registro Mercantil o en el registro correspondiente, en alguno de los tres últimos ejercicios anteriores a la declaración de concurso.

2. Cuando los socios o administradores se hubiesen negado sin causa razonable a la capitalización de créditos o una emisión de valores o instrumentos convertibles y ello hubiera frustrado la consecución de un acuerdo de refinanciación de los previstos en el artículo 71 bis.1 o en la disposición adicional cuarta o de un acuerdo extrajudicial de pagos. No obstante, esta última presunción desaparece en el artículo 444 del nuevo texto refundido.

Así, la Sentencia de calificación que declare el concurso como culpable expresará la causa o causas de las mencionadas anteriormente en las que se fundamente la calificación culpable. Además, individualizará las personas afectadas por la calificación, incluidas los cómplices (véase artículo 166 Ley Concursal vigente y artículo 445 del nuevo texto refundido, ambos con idéntica definición, salvo la alusión a directores por apoderados generales en el nuevo texto refundido) y, establecerá los siguientes efectos personales y patrimoniales sobre los afectados:

Inhabilitación de las personas afectadas para la administración de bienes ajenos y representar a cualquier persona durante un periodo que puede ir de 2 a 15 años, dependiendo de la gravedad de los hechos y a la entidad del perjuicio causado a la masa activa, así como a la existencia de otras sentencias de calificación del concurso como culpable en los que dicha persona ya hubiera sido inhabilitada.

Pérdida de derechos como acreedor concursal o de la masa, y condena a las personas afectadas por la calificación o declaradas cómplices a devolver los bienes o derechos que hubieran obtenido indebidamente del patrimonio del deudor o hubiesen recibido de la masa activa.

-Y, la condena a las personas afectadas por la calificación o declaradas cómplices a indemnizar los daños y perjuicios causados.

Vemos como la calificación culpable del concurso tiene para los afectados consecuencias perjudiciales, ya no solo por la repercusión económica que puede tener en el patrimonio personal de los administradores y apoderados de la concursada, sino incluso, para el ejercicio de la profesión habitual de administrador y director general de cualquier compañía, pues el empresario habitual puede ver como es inhabilitado por un periodo de hasta 15 años para administrar bienes ajenos y representar sociedades. Por ello, a la vista de los presupuestos y efectos del concurso culpable, se hace necesaria una mayor diligencia por parte del órgano social tanto en la detección de la situación de insolvencia como en el buen hacer y desarrollo de los actos preparatorios y de trámite del concurso de acreedores.