Igualada Belchi Abogados | LA ADMINISTRACIÓN ME NOTIFICA QUE UNA FINCA DE MI PROPIEDAD VA A SER OBJETO DE EXPROPIACIÓN, ¿CUÁLES SON MIS DERECHOS?
Despacho de abogados especializado en asesoramiento a empresas, pymes y particulares. Actuación integral en toda España.
Derecho, abogado, abogacía, abogada, concursal, procedimiento, deuda, concurso, acreedores, pena, delito, multa, defensa, ayuda, consulta
16075
post-template-default,single,single-post,postid-16075,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

LA ADMINISTRACIÓN ME NOTIFICA QUE UNA FINCA DE MI PROPIEDAD VA A SER OBJETO DE EXPROPIACIÓN, ¿CUÁLES SON MIS DERECHOS?

05 Mar LA ADMINISTRACIÓN ME NOTIFICA QUE UNA FINCA DE MI PROPIEDAD VA A SER OBJETO DE EXPROPIACIÓN, ¿CUÁLES SON MIS DERECHOS?

Aunque el artículo 33.1 de la Constitución Española reconoce el derecho a la propiedad privada, lo cierto es que en la práctica es bastante habitual que una Administración Territorial, ya sea el Estado, una Comunidad Autónoma, Provincia o Municipio, declare la utilidad pública o interés social de una finca de nuestra propiedad, notificándonos la necesidad de ocupación de la misma para la realización de un proyecto de interés público.

Conviene advertir que en este tipo de expediente nos encontramos con tres sujetos: el expropiante, el beneficiario y el expropiado. El expropiante es el titular de la potestad expropiatoria (Administración territorial); el beneficiario, quien, al representar el interés público o social, está legitimado para instar el ejercicio de la potestad expropiatoria a fin de adquirir el bien o el derecho pagando el justiprecio; y, el expropiado, que alude al propietario del bien o del derecho expropiado, es quien pierde esa titularidad percibiendo a cambio el justiprecio.

A estos efectos, precisamente como garantía al derecho a la propiedad privada, nuestra Constitución prevé expresamente en el artículo 33.3 que “nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes”. Esta remisión legal hay que entenderla hecha principalmente a la Ley de Expropiación Forzosa de 16 de diciembre de 1954 y a su Reglamento de 26 de abril de 1957.

Dicha Ley configura un procedimiento general y otro especial, por razones de urgencia o necesidad que, sin embargo, se ha convertido en el procedimiento habitual en la utilización del procedimiento expropiatorio. En este sentido dicho procedimiento especial viene regulado en el artículo 52 de la Ley: se trata, en todo caso, de un procedimiento excepcional consistente en la declaración de urgente necesidad de ocupación de los bienes afectados a la expropiación mediante acuerdo del Consejo de Ministros.

Una vez inmersos en un expediente expropiatorio como sujeto expropiado podemos plantearnos una serie de cuestiones, tales como:

¿Cumple la obra a realizar con los requisitos legales? ¿Se deriva de ella una utilidad pública o un interés social que la justifique?

¿Mis propiedades son realmente necesarias para ejecutar la obra?

¿La descripción del bien a expropiar ha sido correctamente realizada?

Aún no siendo propietario, ¿soy titular de algún derecho que deba ser objeto de consideración y valoración por la Administración, por ejemplo, en mi condición de arrendatario?

Y, lo más importante, precisamente como sujeto expropiado tenemos una serie de derechos que en todo caso deben garantizarse en el desarrollo de este expediente:

-Derecho a ser debidamente notificados por la Administración expropiante.

-Derecho a que el bien expropiado esté justamente valorado según su realidad material (no solo registral).

-Derecho que dicha valoración se fije dentro del plazo de seis meses desde que se declare la necesidad de ocupación.

-Derecho a que una vez fijado el justiprecio, éste se abone en el plazo máximo de seis meses.

-Que, de no cumplirse estos plazos, el expropiado tiene derecho a que le sea abonado el interés legal de oficio por la administración.

-Derecho a una retasación, es decir, a una nueva valoración del bien, si transcurren más de dos años desde la valoración hasta el abono del justiprecio.

-Derecho a una reversión, si el bien expropiado no se destina al uso previsto, o si parte de lo expropiado no ha sido utilizado.

-Asimismo, el expropiado tiene derecho a interponer recursos y acudir a la vía judicial si considera que la expropiación solamente afecta a una parte de la finca, dejándole otra que no es utilizable, y si considera que la valoración hecha por la Administración en la fase de mutuo acuerdo no es la justa, entre otros motivos.

 

Por todo ello es conveniente estar informado de nuestros derechos y solicitar asesoramiento profesional en su caso para cada una de las fases del expediente, a fin de conseguir que el expediente expropiatorio sea lo menos lesivo para nuestros intereses.