Igualada Belchi Abogados | El concurso de acreedores «express»: la extinción de la sociedad en el propio auto de declaración de concurso.
Despacho de abogados especializado en asesoramiento a empresas, pymes y particulares. Actuación integral en toda España.
Derecho, abogado, abogacía, abogada, concursal, procedimiento, deuda, concurso, acreedores, pena, delito, multa, defensa, ayuda, consulta
16217
post-template-default,single,single-post,postid-16217,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-1.0.0,qode-theme-ver-9.1.3,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

El concurso de acreedores «express»: la extinción de la sociedad en el propio auto de declaración de concurso.

29 May El concurso de acreedores «express»: la extinción de la sociedad en el propio auto de declaración de concurso.

 

Es inevitable pensar que toda sociedad en concurso, y sin viabilidad, pasará necesariamente por una fase de liquidación en la que verá como todo su patrimonio es sacrificado para satisfacer, si no todos los créditos concursales, al menos buena parte.

Una excepción a esta regla general es el conocido en la práctica como “concurso express”, regulado expresamente en el artículo 176.4 de la vigente Ley Concursal (e idéntica previsión en el artículo 470 del nuevo texto refundido de la Ley Concursal). Esta posibilidad está prevista para aquellas solicitudes de concurso en las que el Juez aprecie de manera evidente que el patrimonio del concursado no será presumiblemente suficiente para la satisfacción de los previsibles créditos contra la masa del procedimiento (honorarios de la Administración Concursal, gastos de tramitación del concurso, entre otros); ni es previsible el ejercicio de acciones de reintegración, de impugnación o de responsabilidad de terceros, que permita una entrada de liquidez y/o patrimonio en el concurso.

Es decir, se prevé para aquellos casos en los que ya desde el inicio se pueda apreciar la inexistencia o insuficiencia de masa activa o patrimonio que permita al menos, satisfacer los créditos contra la masa. Para ello, como es evidente, es muy importante que ya en la solicitud inicial de concurso se ponga de manifiesto y se acredite dicha situación de insuficiencia o inexistencia de patrimonio, de tal manera que sea fácilmente apreciable por el Juez del concurso.

Así, lo significativo de esta modalidad del concurso es que el Juez dicta en el mismo Auto la apertura y conclusión del concurso, solicita también la extinción de la sociedad y el cierre de la hoja registral en el Registro Mercantil correspondiente. Además de lo anterior, gozará de las mismas garantías de publicidad que el procedimiento concursal general, pues se publicará la resolución judicial en el Boletín Oficial del Estado, Registro Público Concursal y en el propio tablón de anuncios del Juzgado.

Es así como el concurso express se muestra como una solución beneficiosa en muchos aspectos para el concursado, ya no solo por la celeridad en la tramitación y extinción de la sociedad insolvente sino que además, y esto último es objeto de interés, no se abrirá la pieza de calificación en la que se determina si en la situación concursal ha mediado culpa del órgano social o, si la situación de insolvencia es fortuita  y, por tanto, queda totalmente indemne su órgano de administración por dicha situación.

Como siempre ante una situación de insolvencia es fundamental su rápida detección y adopción de medidas tendentes a reestructurar la empresa o aprobar un convenio o solución preconcursal y, si definitivamente ello no es posible, que se proceda a su rápida disolución, de tal manera que su órgano de administración pueda dejar atrás el lastre de un proyecto empresarial fallido y, por qué no, emprender uno nuevo, sin recelos.